Noticias  ·  Documentos  ·  Callejero ·  Empresas  ·  Fotos  ·  Videos
Sede Ayuntamiento
Padul 2.0
Turismo Padul
APP Guia Padul
Guia Padul
Ayuntamiento
Composición
Símbolos Ayuntamiento
Documentos
Teléfonos de contacto
Correo Electrónico
Turismo
Patrimonio
El Pueblo
Laguna
Fiestas

Multimedia
Albúm de Fotos
Videoteca
Localizador
Callejero
Callejero --> Guia Padul
Empresas --> Guia Padul
Webs Municipales

Deportes Padul

Centro Juvenil Padul

Medio Ambiente

Web Plan Municipal de Drogodependencias

Med. Comunicación

Radio Padul FM 107.8

Periodico el Valle de Lecrín

Hemeroteca Periodico el Valle de Lecrín


Enlaces

Turismo Valle de Lecrín

Centro de Adultos Al-Badul

La Silleta

Aprovalle

Espeleologia

Bibliotecas

Escuela Música

Asociación Empresarios

Web Banda San Sebastian de Padul

Asociacion Vale

Colegio San Sebastian

Colegio Olivarillo

Radio Padul

Imprescindible Web de El Padul

Coro Rociero Albadul

Soldados

Guadalinfo

Ayuntamiento Padul
Expuestas durante el mes de mayo en el patio del Ayuntamiento las fotografías del viaje a México "La mujer como factor de desarrollo".

Puedes conocer mediante las fotos y los paneles explicativos en que consistió este viaje y el modo de vida de las mujeres...
Pulsa aquí para ver las fotos.


Este es el relato de la concejala Dolores Cenit tras su viaje a México el pasado año:


 
Empezare contando que hace precisamente dos años, en Abril de 2006 , estando de Presidenta de la Asociación, Gloria Puertas (aquí presente) nos planteó de hacer un taller sobre género y desarrollo impartido por una cooperante de Ayuda en Acción, en ese taller Sonia Campos (que también nos acompaña) nos habló de la posibilidad de establecer un hermanamiento con mujeres de Sudamérica, pero no sabia seguro con que país se iba a poder llevar a cabo.

A mi me entusiasmó la idea de poder establecer ese vínculo y relacionarnos vía internet con otras mujeres de otros países , pero eso lo veía demasiado lejano y casi imposible.

A partir de ahí se pusieron mano a la obra Gloria, Sonia y más tarde se incorporaría Gaía.



Por fin en 2007 se pudo hacer realidad, y tuve la suerte de que me eligieran en representación de la Asociación de Mujeres del Padul, no podía creérmelo.



La fecha se aproximaba, y las llamadas ,y los mail, entre Sevilla, Granada, México cada vez eran más frecuentes, el nerviosismo se incrementaba, ultimando detalles.



A medida que se aproximaba el evento sentía una gran responsabilidad, un reto, un desafío , miedo al avión, a posibles enfermedades, a lo desconocido, pero a la vez unas ganas enormes de vivir esa experiencia.



Salimos Gloria y yo desde Málaga rumbo a Madrid, allí nos encontramos con Gaia, después con Tere y Soco que iban en representación de las mujeres de Huéscar, era la primera vez que nos veíamos, pero al verlas presentí que las cosas iban a ir bien con ellas, de ahí partimos rumbo a México distrito Federal.



Después de doce horas de viaje nos estaba esperando Marco y otras personas de la Organización en el aeropuerto, nos llevaron al hotel “San Antonio” allí nos encontramos con las compañeras de Ecuador (Paquita y Herlinda) a la mañana siguiente conocimos a las compañeras del estado de Sonora (Eva y Zuly), fuimos a desayunar y tuve la ocasión por primera vez de oír la palabra charola (bandeja) pan dulce , tamal verde y blanco.

Después de un breve recorrido turístico por el Zócalo ó plaza mayor , visita exterior de la Catedral , y otros edificios públicos, nos fuimos en dirección a la estación de autobuses, allí probamos el caldo picante y los tacos y cogimos el autobús con destino a Chilapa de Álvarez estado de Guerrero.



A medida que nos íbamos alejando de la ciudad iba disfrutando de la gran cantidad de vegetación y del paisaje tan hermoso que tenía delante de mis ojos, pero para mi sorpresa todo esto no era tan idílico cómo debiera de ser, pues los poblados que iba viendo no eran las casas de mi Andalucía, bonitas y blancas, sino pequeñas casas de bloques de hormigón a medio terminar, hierros puntiagudos enmohecidos, chabolas y otro tipo de viviendas que casi quedaban camufladas entre la vegetación y el paisaje.

Casi anochecido llegamos a Chilpancingo, y a partir de ahí me iba embargando la tristeza, a medida que íbamos subiendo montaña arriba cada vez veía más miseria a mi alrededor.

Cuando bien entrada la noche llegamos a Chilapa, tengo que confesar que me desmoralicé por completo, mientras esperábamos a CHAVE sentí inseguridad por la oscuridad que había a nuestro alrededor y pensé ¿en que aventura me he metido yo? pero Gaia me trasmitía tranquilidad y me sentía protegida por el resto del grupo.



Al poco tiempo llegó Chave cómo una especie de” polvorilla” un destello en la oscuridad, y con el desparpajo que la caracteriza en un pispás nos acomodó a casi todas con el equipaje en una desvencijada furgoneta, y el resto en un taxi para llevarnos al Hotel MA Hilda en la Avenida de la Revolución.

Al clarear el alba del día siguiente los ladridos de los perros y el canto de los gallos de los corrales vecinos nos despertaban en nuestras camas matrimoniales.



Con la luz del día ya fue todo diferente, terminamos de encontrarnos con el resto de mujeres de Noche Zihuamé y las que venían de Morelos y Cuernavaca (Mariana y Reina) y nos dirigimos a desayunar a casa” Pilla” , por el camino tuve ocasión de descubrir una ciudad completamente diferente de lo que había visto la noche anterior, una ciudad ruidosa, multicolor, variopinta, dónde en todos los bajos de las viviendas había algo que vender, empecé a familiarizarme con los anuncios de abarrotes y miscelánea y con un desayuno almuerzo al que yo no estaba acostumbrada-

A continuación nos dirigimos al Centro de Desarrollo Indígena para empezar nuestros talleres.

Empezamos con una ceremonia mística por parte de Felipa y Chave, con diferentes semillas, calabazas, flores, incienso, tierra, agua, velas, y luz para invocar a los dioses y que todo saliera bien , cada una debía decir que sentía en ese momento mágico con las manos enlazadas y tengo que confesar que la emoción nos embargó a más de una.



A partir de ahí cada una hizo su presentación al grupo y durante el resto de los días trabajamos muchas horas todas , para sacar una puesta en común.



Tuve ocasión de oír muchas cosas, todas nuevas para mí, ecoturismo, turismo comunitario, paja toquilla, tagua, zapán, escuela de la vida, microcréditos, huertos de traspatio, moringa (planta milagrosa) , cadenas de vida ( el chivito), maquilas etc.



Saber de carencias básicas como falta de agua, alumbrado, letrinas, educación deficitaria, falta de hospitales y medicamentos, desnutrición, mujeres abandonadas y olvidadas, la maternidad temprana entre los 12 , 13 años, muchas madres solteras porque prefieren estar solas, mujeres que no les permiten sus maridos ir al ginecólogo si es un hombre el que las tiene que ver, y un rosario interminable de carencias.



Siempre recordaré las ganas y las fuerzas de esas mujeres luchadoras y reivindicativas, y sobre todo a Brígida luchadora dónde las haya.



Tengo que confesar que hubo momentos en los que me sentía mal, al escuchar esos relatos, y a la vez impotente, y prefería no comentar nada sobre los privilegios que disfrutábamos en España, porque me parecía un agravio, y a la vez daba las gracias por haber tenido la suerte de nacer y vivir dónde vivo.



Todo esto para mí ha sido y será una experiencia inolvidable y sobre todo la visita a Xicotlan, comunidad Nahuatl, dónde estas carencias que antes he mencionado, allí se multiplicaban, dónde los niños casi bebes, en lugar de un biberón con leche tenían entre sus manos una botella de coca cola casi tan grande cómo ellos, porque eso sí, la Coca-Cola llega hasta los lugares más recónditos del planeta.





El día antes de nuestra vuelta pudimos conocer la ciudad de Cuernavaca, ver la Casa de Hernán Cortés, la catedral, visitar un museo con pinturas de Frida Calo, Diego Rivera y otros, la estatua gigantesca del General Morelos , escuchar un grupo de mariachis y algunas cosas más.



Creo que para mí hay un antes y un después desde mi visita a México, y cómo tuve ocasión de comentarles a ellas, que para mí había quedado enterrada la idea que tenía de su país, por lo que conocía a través de la tele, culebrones interminables, chicas rubias despampanantes, anuncios y frivolidades varias, pero ahora sí que guardo el recuerdo del calor humano de ellas, de abrazos interminables, dulzura y muchos besos.



Hay palabras que no olvidaré, cómo bici-taxi, frijoles, chile, tacos , tamal, nescal , pozole, huevos socorridos, y a la mejicana, pan dulce en diferentes variedades, entre ellas : viudas y besos mexicanos y mucho picante eso sí, (hasta los caramelos son picantes).



No quisiera terminar sin la palabra COMPROMISO en letras mayúsculas, hermandad, solidaridad, contacto permanente y empatía con aquellas mujeres con las que tuve la surte de convivir unos días.



Sé que Padul es un pueblo solidario, cómo lo demuestra con la O.N.G. Padul con Managua, ó Padul con Bolivia, y a partir de ahora ¿ porqué no? Padul con México y Ecuador, y que este compromiso fuera extensivo con Huéscar , el Valle de Lecrín, la Federación de Asociaciones del Valle y el Instituto Andaluz de la Mujer.





 

Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Bookmark and Share

(c) 2003 - 2011 Ayuntamiento de Padul.