Visita a Managua. "Padul con Managua" 1
Fecha 21 de Julio 2009 (11:43:32)
Tema Ayuntamiento Padul


Los socios de "Padul con Managua" que visitan estos días Nicaragua nos relatan sus experiencias.

La ONG paduleña sustenta el “Colegio El Padul” al que asisten a diario 400 niños nicaragüenses...
Pulsa aquí para ver las primeras fotos de la visita.


Antonio Nievas, Manuel Pérez y José Antonio Delgado, son tres socios de la ONG “Padul con Managua” que durante casi un mes estarán de visita en la capital de Nicaragua para llevar a cabo importantes tareas de la organización, para comprobar in situ la importante labor desarrollada por la misma y para analizar campos de actuación futuros.

En su visita, hacen además un hueco diario para contactar a través del correo electrónico con los socios que tienen apadrinado a algún niño y con los medios de comunicación locales. Se pretende que los paduleños y granadinos que colaboran en estos proyectos esten informados en todo momento y conozcan la realidad de Managua y los logros conseguidos gracias a sus aportaciones.


En su primer comunicado, han relatado que “la bienvenida ha sido muy calurosa, visitando cada una de las aulas del colegio y presentándonos a los niños. Cada grupo nos ha realizado un recibimiento cantando canciones, recitándonos algún verso o simplemente con algunas palabras de algún alumno.”


Según han comunicado, “en la actualidad son casi 400 alumnos en distintos niveles educativos los que disfrutan de unas estupendas instalaciones educativas y de un equipo docente preparado...”. Esta apuesta por la educación ya está dando sus primeros frutos y es que “gracias a la formación que disfrutan en estas etapas preparatorias varios alumnos han llegado a cursar estudios en la Universidad”.


CRÓNICAS DEL VIAJE (Por Antonio, Manuel y José Antonio)

PRIMER DÍA

Hoy en nuestro primer día hemos visitado las instalaciones del Colegio El Padul haciéndose realidad ante nuestros ojos el milagro de la solidaridad. La labor que se está haciendo en Managua gracias a la solidaridad de los paduleños y de otros lugares sigue buen curso. Las clases en los diferentes niveles educativos: infantil, primaria y secundaria prestan un servicio adecuado. Las instalaciones de las que dispone cada vez son más dignas, gracias al nuevo aulario construido a raíz de la anterior visita que se hizo hace 4 años.

La bienvenida ha sido muy calurosa, visitando cada una de las aulas del colegio y presentándonos a los niños. Cada grupo nos ha realizado un recibimiento cantando canciones, recitándonos algún verso o simplemente con algunas palabras de algún alumno.

Otra de las tareas realizadas ha sido fotografiar algunos niños apadrinados por nuestros paisanos para luego tratar de hacerlas llegar y así conozcan como siguen.

La dura realidad de la vida diaria de estos chicos se ve eclipsada por un alo de esperanza cuando atraviesan el umbral de la escuela El Padul, allí reciben clases, alimentos y ropa promoviéndoles un futuro mejor.


UNA HISTORIA REAL...

Parece mentira lo que hace el milagro de la solidaridad, y es que, mirando un poco hacia atrás y repasando un poco la historia de el Colegio El Padul, uno percibe como con la generosidad de unos pocos se hace posible que sean ya varias generaciones de alumnos del mercado oriental de Managua las que hayan tenido la oportunidad de formarse y de cubrir sus necesidades básicas.

Y es que no me canso de recordar como todo esto ha sido posible, máxime cuando hemos tenido la oportunidad de convivir con todos estos niños.

En la actualidad son casi 400 alumnos en distintos niveles educativos los que disfrutan de unas estupendas instalaciones educativas y de un equipo docente preparado. Gracias a la formación que disfrutan en estas etapas preparatorias varios alumnos han llegado a cursar estudios en la universidad.

Con mucha probabilidad, estos alumnos, ni en sus mejores sueños, podrían imaginar que algún día se verían estudiando una carrera universitaria.

Ver las sonrisas de estos chicos, sentir sus abrazos y notar sus caricias es una recompensa enorme para este esfuerzo que realizamos desde El Padul hacia Managua, la pena es que todos vosotros no podáis sentir esa sensación y en mi propósito está el poder transmitírola lo mejor posible.

Os aseguramos que, con la experiencia vivida en Managua durante estos días, merece la pena seguir trabajando por estos niños, seguir ilusionados con el proyecto inconcluso de la Escuela El Padul.

Un abrazo desde Managua

Antonio, Jose y Manolo


UNA HISTORIA REAL... CRISTINA CRUZ

La historia de Cristina Cruz, apadrinada de Antonio Nievas, es una de las muchas que podríamos contar de los chicos y chicas que pasan y han pasado por el Colegio El Padul. La tercera de seis hermanos, su padre les abandonó siendo todos muy pequeños, su mamá prostituta de profesión era drogadicta y alcohólica y murió hace dos años a causa de la hepatitis B que padecía. En la actualidad son atendidos por su abuelita.

Cristina estuvo durante cuatro años en el colegio El Padul, en el que entró con once años. Debido a que su nivel académico era nulo empezó en primer grado con los niños más pequeños, pero cuando se fue haciendo una adolescente tuvo que ingresar en un colegio para adultos.

El ambiente familiar de Cristina, con su madre drogándose y prostituyendose, no era muy propicio para que ella prosperara en sus estudios, por ello abandonó pronto su formación académica. A pesar de ello, se le ofreció que aprendiera costura dándole un sueldo mensual de 100 euros, pero desestimó dicho ofrecimiento.

En la actualidad Cristina tiene una dura realidad que vivir. A consecuencia del mal camino tomado, en parte entendible por la situación en la que se ha desarrollado su niñez, padece de desprendimiento de riñón, debido al consumo excesivo de alcohol y también tiene Sida. Se encuentra muy demacrada y en una situación bastante complicada, pero aun así el colegio El Padul sigue ayudándola, dándole ropa y medicamentos que necesita.

Quisiéramos señalar que la realidad de Cristina contrasta con la de tres de sus hermanos, más pequeños que ella, que aun siguen estudiando en la escuela. Se trata de Gerson, Alejandro y Ulises, los tres son unos buenos estudiantes y gracias a la educación y formación que se le da en el colegio y a pesar de vivir en un ambiente desfavorable están labrando un futuro alejado de la droga y el robo. Alejandro, por ejemplo, es uno de los chicos que mejor dominan la máquina de coser, siendo un ejemplo para sus compañeros

En el día de hoy nos queremos quedar con la Cara y la Cruz de los chicos del colegio representado por Cristina y sus hermanos, y que a pesar de seguir caminos diferentes la asociación sigue apoyándolos.


 


 

 









Este artículo proviene de Ayuntamiento de Padul
http://www.elpadul.es

La dirección de esta noticia es:
http://www.elpadul.es/modules.php?name=News&file=article&sid=1201