PILETA PARA EL AGUA.

Aquí vemos instalados unos tubos de hierro que, con una instalación moderna de agua potable, nos hace recordar a los que los vinos aquellos hermosos chorros del preciado y fresco líquido veraniego.

Si pasas de foto observarás a una vecina que, en la posición tradicional, está disfrutando de lo que hizo con muchísima frecuencia, en su niñez. Todavía lo recuerda viniendo con su caldero por agua, lavando incluso algunos trapillos. También se sienta junto a la Fuente en las tardes soleadas de invierno a hacer ganchillo. Y, con su presencia cuida de su Fuente evitando algunos maltratos que pandillas de adolescentes infringen a este entorno.

Un frontispicio de blanco mármol adorna esta pared. ¡Cuántas manos se han apoyado en él, para agacharse y beber en sus caños! .A1 levantar la vista, en una de las ventanas superiores, veían una estatuilla de San Joaquín que, con nocturnidad, alguien se la ha llevado.