ABRIMOS LA CERCA

Ya tiene algunos años esta portada, aunque no tantos como el castillo.

En la viga le madera que sostiene el frontispicio está grabada una fecha: 1.868; y en el pontón, el anuncio y horario de visitas puesto así porque fue declarado monumento histórico-artístico de carácter local el día 12 de febrero de 1.981

Junto a esta fachada, y fundamentalmente en su interior, se desarrollaron unos hechos históricos en el año 1.569, cuando la insurrección de los moriscos y que paso a relatar muy brevemente.

Si retrocedemos, amigo lector, al comentario de la foto “Plaza y Escuelas de la Iglesia” recordarás que dejamos a los asaltantes asediando el campamento militar castellano en los alrededores de la iglesia. Ante el difícil acoso unos 500 de los moriscos acudieron a las viñas para traer leña y quemar la empalizada. Mientras, un grupo de los principales cabecillas fueron a la Casa Grande para apoderarse de ella. Allí se encontraba D. Martín Pérez de Aróstegui acompañado de cuatro criados cristianos y tres amigos moriscos (a su familia, ante el temor del asedio, la había mandado a Granada en días anteriores). Quiso llegar a un acuerdo con ellos, advirtiéndoles que él siempre los había ayudado pero no se vinieron a razones e hicieron un gran boquete en la puerta incendiándola, agujero por el que el dueño disparó, según dicen las crónicas, unos disparos de escopeta batiendo a 8 de los cabecillas, los mismos que orlan su escudo como luego veremos.

Abramos ya el portón y entremos en el recinto de esta Casa Grande así llanada por los vecinos de este lugar.