RETABLO Y ALTAR DE SAN FRANCISCO, JOYA DE NUESTRA IGLESIA.

...Y falta, en medio, la estatua del Santo. Pero, ésta no es por robo como otras piezas del conjunto han sufrido a lo largo de los años, por su valor artístico. Son cosas del fotógrafo que insiste así en la visión de lo mejor, que son las tablas pintadas, Y, además, San Francisco es del s. XVIII, siendo Santa Ursula del siglo XVI que se encuentra ahora en el retablo mayor, la que figuraba primitivamente.

La obra se debió realizar a mediados del s. XVI y su autor, por las características de las pinturas, probablemente el hijo de Pedro Machuca (Luis) o Juan de Palenque, discípulo. Pertenece al renacimiento granadino.

Podría haber estado en alguna primitiva capilla y enterramiento particular de los condes del Padul.

Si observáis las tablas veréis a los cuatro Evangelistas con sus escritos y figuras de animales. San Lucas, en la derecha y abajo, es de 1.996 pues el original faltaba desde tiempo inmemorial. En la parte superior donde también faltan algunas composiciones, enmarcando el Calvario, vemos la conversión de San Pablo a la derecha y, a la izquierda la batalla de Clavijo con Santiago derrotando a los moros.